top of page

Deportivo

¿Sientes un dolor molesto, en una zona específica de las cervicales, lumbares, brazos o piernas?


Este masaje debe ser parte del cuidado de tu salud física, como una prevención, manutención, o tratamiento al principio o final de tu entrenamiento preferido. Ya que es imprescindible librarse de las tensiones, sobrecargas, cansancio, agotamiento, endurecimiento, y molestias de los músculos tras practicar cualquier deporte.

En el masaje deportivo se trata el músculo desde el nacimiento, hasta en la unión donde se insertan en los huesos. El ejercicio favorece la reproducción de miofibrillas, motivo por el cual los músculos se desarrollan y se fortalecen de forma rápida. El objetivo principal de esta técnica es mantener las fibras sueltas y ordenadas. Ayudando la maleabilidad del tejido conjuntivo, haciendo que los tendones, se mantengan sin inflamar ninguna vaina ni produciendo rigidez.

También, ayuda a prevenir lesiones, ya que activa la circulación, elimina toxinas y mantiene sueltos los músculos. Desde luego, es el mejor remedio para todos los que quieren mantener las rodillas y articulaciones saludables. Con ello podremos evitar una lumbalgia, ruptura de fibras, esguince, o incluso estropear algún menisco o tobillo que es lo más común entre los aficionados al deporte.

Quizás crees que conoces todos los masajes, pero seguramente aún no has probado un auténtico masaje deportivo. Cada profesional de masaje agrega una pizca de su esencia personal, así que no dudes en contactar con nosotros. Será un placer poder colaborar en cuidarte como lo mereces.


Este método


Pertenece a la modalidad de masajes mecánicos, el cual permite tratar el sistema intermuscular en profundidad. Brindando una sensación de ligereza, al final de cada tratamiento.

La duración varía dependiendo de una persona u otra, según el deporte practicado, cantidad de entrenamiento semanal, peso, y flexibilidad del individuo. Siendo el factor más limitante el umbral de dolor de cada persona.


Preparación

Se realiza entre 6 - 24 horas o 15 minutos antes de la actividad.

Maniobras de: Roce y fricción rápido y fuerte. 5 minutos en cada zona.


Recuperación

Trata en los primeros 30 minutos después de la actividad. Hasta las 8 horas siguientes como máximo.

Maniobras de: Vibración, percusión, tachadura, amasamientos, sacudidas, abombamientos. 10 min en cada zona.


Mantenimiento

Se usa para el diagnóstico y tratamiento.

Trata al menos una vez por semana.

Maniobras: Amasamiento, palpación y roces.

El tiempo se basa en el deporte practicado.

 

Beneficio

  • Optimiza el rendimiento muscular.

  • Apoya en el tratamiento de lesiones.

  • Relaja los músculos, evitando la fatiga.

  • Aumenta la capacidad de trabajo.

  • Mejora la oxigenación, y irrigación sanguínea en los músculos.

  • Favorece la eliminación de toxinas y desechos acumulados.

  • Previene lesiones.

  • Encuentra lesiones.


bottom of page